.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();

Procedimiento del mes

Tratamiento del
Esófago de Barrett

Actualmente existen dos técnicas efectivas para el tratamiento de esófago de Barrett con displasia de alto grado: la radiofrecuencia y/o mucosectomia.

La radiofrecuencia es un método el cuál consiste en aplicar energía de radiofrecuencia a través de electrodos bajo visión endoscópica con el objetivo de que la mucosa se regenere por células normales y se elimine la mucosa de Barrett y con ello el riesgo de cáncer de esófago.

ver más información

Procedimientos


Centro Médico ABC

Campus Observatorio
Campus Santa Fe
Tel. 5272 49 19 Fax. 5271 92 93
E-mail: contacto@geintegral.org

CIRROSIS HEPÁTICA


  • Introducción
  • ¿Cuáles son las causas?
  • ¿Cuáles son los síntomas?
  • ¿Cuáles son las complicaciones?
  • ¿Hay tratamiento?
  • ¿El trasplante hepático es una opción de tratamiento?

Hígado graso La cirrosis hepática es actualmente una de las primeras 5 causas de muerte tanto en hombres como mujeres, es un problema de salud real debido a las complicaciones que puede presentar la enfermedad y que tienen impacto directo en la superviencia del paciente, por lo que el diagnóstico oportuno y preciso de las complicaciones impacta directamente en la supervivencia y en la calidad de vida.

Las causas de la cirrosis hepática son múltiples, debido a que cualquier estímulo inflamatorio directo al hígado puede ocasionar un daño que progrese a cirrosis. Ante esto las causas principales de daño hepático que puede progresar a cirrosis son: alcohol, virus de hepatitis C, virus de hepatitis B, hepatopatía autoinmune, cirrosis biliar primaria, enfermedades metabólicas, y esteatohepatitis no alcohólica ( grasa en el hígado).

Los síntomas en los pacientes cirróticos son totalmente vagos hasta el momento de presentar complicaciones, por lo que la búsqueda intencionada del daño hepático nos puede llevar a diagnosticar precozmente al paciente, por lo que las poblaciones de riesgo serán aquéllos pacientes con ingesta importante de alcohol, presencia de virus de hepatitis B o C, autoinmunidad, o bien esteatohepatitis no alcohólica.

Si un paciente muestra alteración por laboratorio de sus pruebas de funcionamiento hepático, tiempos de coagulación alargados, plaquetas disminuídas, albúmina baja, elevación de bilirrubinas o un bazo crecido por ultrasonido la atención por un especialista debe ser solicitada.

Se presentan en la fase avanzada de la enfermedad y son la presencia de líquido en el abdomen (ascitis), alteraciones en el estado de alerta (encefalopatía hepática), desnutrición, sangrado de tubo digestivo alto por várices esofágicas y/o gástricas, infecciones, y riesgo de cáncer hepático.

Solo existe un tratamiento curativo, y este es el trasplante hepático. Pero el paciente cirrótico debe ser tratado precisamente de todas las complicaciones, las cuales pueden ser controladas en su totalidad, o en el mejor de los casos prever su aparición.

Si la es, son poco los centros que llevan a cabo trasplante hepático en el país pero una opción real, y todo paciente que presente una primera complicación de la cirrosis debe ser incluído en una lista de trasplante hepático.