.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();

Procedimiento del mes

Tratamiento del
Esófago de Barrett

Actualmente existen dos técnicas efectivas para el tratamiento de esófago de Barrett con displasia de alto grado: la radiofrecuencia y/o mucosectomia.

La radiofrecuencia es un método el cuál consiste en aplicar energía de radiofrecuencia a través de electrodos bajo visión endoscópica con el objetivo de que la mucosa se regenere por células normales y se elimine la mucosa de Barrett y con ello el riesgo de cáncer de esófago.

ver más información

Procedimientos


Centro Médico ABC

Campus Observatorio
Campus Santa Fe
Tel. 5272 49 19 Fax. 5271 92 93
E-mail: contacto@geintegral.org

HEMORRAGIA


  • Introducción
Padecimiento del mes

La hemorragia o pérdida sanguínea a través del tracto gastrointestinal puede ser una condición aguda o crónica seria que puede poner en peligro la vida.

Existen múltiples causas de hemorragia gastrointestinal y se puede dividir su origen en dos grupos: hemorragia originada en el tracto digestivo superior (esófago, estómago y duodeno y hemorragia originada del tracto gastrointestinal bajo (intestino delgado (yeyuno e íleon), colon, recto y canal anal).

En todos los casos, se requiere atención médica para valorar la severidad de dicho padecimiento y tratar de determinar su origen y tratamiento.

Existen múltiples causas de hemorragia originada del tracto gastrointestinal, entre las más comunes se encuentran: úlceras y erosiones, tumores malignos y benignos, malformación de venas y arterias, divertículos y hemorroides.

Cada una de estas entidades tienen características específicas que orientan al médico a sospechar cual es el origen. Dependiendo de la cuantía y velocidad de la perdida de sangre es la sintomatología que se va a presentar.

Cuando la hemorragia es en escasa cantidad pero en forma crónica, la sintomatología puede ser nula y solo identificarse encontrando anemia en una biometría hemática.

Por el contrario, si la hemorragia es cuantiosa, la sintomatología es florida y puede ser muy aparatosa, manifestándose con evacuaciones negras, rojo vinoso o rojas, vómito de sangre o en “pozos de café”, gran malestar general, palidez, mareo al cambio de posición, falta de aire, fatiga, síncope, etc.

Existen varios estudios endoscópicos, radiológicos y de medicina nuclear que se emplean para determinar el sitio y causa de la hemorragia del tubo digestivo los cuales muchas veces son complementarios.

  1. La endoscopía de tubo digestivo alto y la colonoscopía son los estudios más utilizados para determinar el sitio y la causa de la hemorragia con la gran ventaja de poder realizar tratamientos endoscópicos para cohibir la hemorragia, entre ellos uso de hemoclips, ligadura, diferentes métodos térmicos, inyección de diferentes substancias etc.

  2. Si con estos 2 estudios no se encuentra el origen de la hemorragia, estamos obligados a estudiar al intestino delgado, utilizando la cápsula endoscópica y/o la enteroscopía con balón, este último método tiene también la facultad de poder ofrecer una terapia correctiva.

  3. Los métodos Radiológicos y de medicina nuclear casi siempre son complementarios a los estudios endoscópicos. Los de mayor utilidad son la tomografía axial computada de vasos mesentéricos, la arteriongrafía del tronco celiaco y la centellografía de eritrocitos marcados.