.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();

Procedimiento del mes

Tratamiento del
Esófago de Barrett

Actualmente existen dos técnicas efectivas para el tratamiento de esófago de Barrett con displasia de alto grado: la radiofrecuencia y/o mucosectomia.

La radiofrecuencia es un método el cuál consiste en aplicar energía de radiofrecuencia a través de electrodos bajo visión endoscópica con el objetivo de que la mucosa se regenere por células normales y se elimine la mucosa de Barrett y con ello el riesgo de cáncer de esófago.

ver más información

Procedimientos


Centro Médico ABC

Campus Observatorio
Campus Santa Fe
Tel. 5272 49 19 Fax. 5271 92 93
E-mail: contacto@geintegral.org

HEPATITIS POR VIRUS C Y/O B


  • Introducción
  • Formas de transmisión y pacientes de riesgo
  • ¿Qué paciente debe ser tratado?
  • ¿El tratamiento puede lograr la curación?
  • ¿Cual es el Tratamiento?
  • ¿Cómo deben ser vigilados los pacientes con virus de hepatitis?

HepatitisLa infección por virus B y C de hepatitis tienen distribución mundial. Ambas son entidades que tienen adquisición por vía sanguínea o sexual, suelen ser asintomáticas, y si no son detectadas a tiempo pueden condicionar daño hepatocelular crónico a manera de cirrosis.

Siendo ambas enfermedades de transmisión sanguínea los grupos de mayor riesgo son aquellos que fueron transfundidos antes de 1990 debido a que en este tiempo no se sabía al 100% de dichos virus, pacientes que fueron trasplantados de órganos sólidos, factores de crecimiento, hemofílicos, y personas bajo tratamiento de hemodiálisis.

Actualmente el control de los productos sanguíneos es muy estricto y quizá los grupos de riesgo se restringen a personas con promiscuidad, drogadicción, múltiples tatuajes, y/o perforaciones.

Todo paciente con factores de riesgo debe contar con pruebas de funcionamiento hepático, así como un perfil viral crónico que confirme o no la presencia del virus.

En caso de ser positivo a los mismos deberá acudir al especialista para determinar si en base a sus laboratorios y el estado actual de su hígado es candidato o no a tratamiento.

No el virus no se cura, pero el tener un virus sin replica implica no progresión de la enfermedad lo cual es el objetivo del tratamiento.

Para el virus C el tratamiento actual consiste en interferon pegilado + ribavirina, siendo el primero inyectado y la segunda vía oral, mientras que para el virus B el tratamiento es vía oral con entecavir o adefovir.

En caso de ser un paciente sin necesidad de tratamiento debe ser vigilado mínimo cada 4 a 6 meses con pruebas de funcionamiento hepático para detectar prontamente cualquier elevación de enzimas que condicione tratamiento.