.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();

Procedimiento del mes

Tratamiento del
Esófago de Barrett

Actualmente existen dos técnicas efectivas para el tratamiento de esófago de Barrett con displasia de alto grado: la radiofrecuencia y/o mucosectomia.

La radiofrecuencia es un método el cuál consiste en aplicar energía de radiofrecuencia a través de electrodos bajo visión endoscópica con el objetivo de que la mucosa se regenere por células normales y se elimine la mucosa de Barrett y con ello el riesgo de cáncer de esófago.

ver más información

Procedimientos


Centro Médico ABC

Campus Observatorio
Campus Santa Fe
Tel. 5272 49 19 Fax. 5271 92 93
E-mail: contacto@geintegral.org

HÍGADO GRASO


  • Introducción
  • ¿Cual es la diferencia entre hígado graso y esteatohepatitis no alcohólica?
  • ¿Como se diagnóstica hígado graso y esteatohepatitis no alcohólica?
  • ¿Esta entidad puede evolucionar a cirrosis?
  • ¿Cual es el tratamiento?

Hígado grasoEl hígado graso (esteatosis) es quizá actualmente la segunda causa de daño hepático solo por debajo del virus de hepatitis C.

Su prevalencia puede ser muy elevada en nuestra población debido a que la causa principal del mismo es el síndrome metabólico, debiendo entender por síndrome metabólico sujetos con alguna de las siguientes alteraciones: sobrepeso, alteraciones en el metabolismo de la glucosa, hipertensión arterial, colesterol o triglicéridos elevados.

Su evolución puede ir desde la simple presencia de esteatosis, a la inflamación del tejido hepático (esteatohepatitis) e incluso la cirrosis como evento terminal.

El hígado graso o esteatosis hepática es solo la presencia de grasa en el hígado diagnóstica por algún método de imagen (ultrasonido, resonancia, tomografía), mientras que la esteatohepatitis no alcohólica es la presencia de grasa por los métodos descritos más la presencia de inflamación manifestada por la elevación de enzimas hepáticas.

A través de los métodos de imagen arriba mencionados y pruebas de funcionamiento hepático.

Si, es una entidad con un curso natural sin tratamiento de poder hacer cirrosis en unos 30 años, pero el diagnosticarla y tratarla en su momento puede modificar totalmente el curso de la enfermedad.

El tratamiento varia de paciente a paciente, pero la piedra angular en todos son las modificaciones al estilo de vida con dieta y ejercicio. En referencia al tratamiento médico dependiendo de las alteraciones encontradas los tratamiento varían desde medicamentos sensibilizantes de la insulina, tioglitazonas, y antioxidantes.