.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();

Procedimiento del mes

Tratamiento del
Esófago de Barrett

Actualmente existen dos técnicas efectivas para el tratamiento de esófago de Barrett con displasia de alto grado: la radiofrecuencia y/o mucosectomia.

La radiofrecuencia es un método el cuál consiste en aplicar energía de radiofrecuencia a través de electrodos bajo visión endoscópica con el objetivo de que la mucosa se regenere por células normales y se elimine la mucosa de Barrett y con ello el riesgo de cáncer de esófago.

ver más información

Procedimientos


Centro Médico ABC

Campus Observatorio
Campus Santa Fe
Tel. 5272 49 19 Fax. 5271 92 93
E-mail: contacto@geintegral.org

REFLUJO GASTROESOFÁGICO


  • Introducción
  • ¿El reflujo gastroesofágico puede ser causado por hernia hiatal?
  • ¿El reflujo es frecuente?
  • ¿Cuáles son las complicaciones de la enfermedad?
  • ¿Cómo se diagnostica?
  • ¿Qué medidas puedo llevar a cabo para tener menos molestias?

Refluh¡jo Gastroesofágico Al final del esófago, donde se une con el estómago, existe una válvula o “puerta” conocida como esfínter esofágico inferior (EEI).

La función de éste es abrir para dejar pasar el alimento al estómago y cerrar a fin de que el ácido del estómago no regrese al esófago.

 

El reflujo ocurre cuando el EEI es débil o incompetente, permitiendo que el ácido y el alimento que están en el estómago regresen al esófago ocasionando una quemadura de la mucosa esofágica. El síntoma más común de la enfermedad llamada reflujo gastroesofágico son las agruras o pirosis, las cuales se presentan con mayor frecuencia después de una comida o al acostarse después de haber cenado abundantemente.

Puede también producir la sensación de que el alimento o el líquido se regresan a la garganta o a la boca, especialmente al inclinarse. Estos síntomas se pueden acompañar por un sabor amargo o ácido en la boca. Además, pueden incluir dolor de garganta, ronquera, tos crónica, asma y dolor de pecho que en ocasiones se puede confundir con un infarto.

La hernia hiatal favorece el reflujo gastroesofágico, ya que desplaza al EEI a la cavidad torácica y por ello se vuelve incompetente.

Sin embargo, no todas las personas que padecen hernia hiatal tienen enfermedad por reflujo gastroesofágico y no es indispensable presentar una hernia hiatal para tener reflujo.

Las agruras son comunes, el 10% de la población experimenta esta molestia por lo menos una vez por semana y hasta el 25% de las mujeres embarazadas tienen síntomas relacionados con el reflujo.

En una proporción menor, las agruras son más frecuentes y severas limitando la realización de actividades cotidianas y produciendo complicaciones.

La inflamación crónica del esófago que puede ocasionar úlceras y sangrado. Estas úlceras al cicatrizar pueden estrechar el esófago y producir dificultad para pasar los alimentos.

Algunos pacientes pueden desarrollar una condición conocida como esófago de Barrett (lesión premaligna) y problemas respiratorios como ronquera, dolor de garganta crónico, asma, bronquitis o neumonías de repetición.

La endoscopía es el estudio de elección cuando se sospecha esta enfermedad, ya que permite evaluar el grado de quemadura de la mucosa del esófago, la competencia o incompetencia del esfínter esofágico inferior, la existencia de hernia hiatal y la presencia de esófago de Barrett.

En ocasiones, los hallazgos endoscópicos no son suficientes para llegar al diagnóstico preciso por lo que se puede recurrir a una manometria esofágica y a la medición del pH esofágico durante 24 o 48 hrs. En otras ocasiones se recurre al estudio radiológico llamado serie esófago gastro duodenal.

  • Evitar recostarse inmediatamente después de comer.
  • Elevar la cabecera de la cama 15 cm.
  • Bajar de peso si se tiene sobrepeso.
  • Dejar de fumar.
  • Evitar comidas abundantes, grasosas e irritantes.
  • Tomar antiácidos.

Si a pesar de estas medidas persisten las molestias, lo más conveniente es que acuda con su médico especialista para que le realice una endoscopía y determine cual es el mejor medicamento en particular y el tiempo necesario de tomarlo.